El respeto y preocupación por el entorno es una constante en la trayectoria de Realonda

Por ello y siendo conscientes de la necesidad de armonizar el desarrollo de las actividades productivas, Realonda establece un amplio compromiso de respeto del entorno y prevención de los impactos medioambientales, apostando firmemente por la creación y desarrollo de estrategias dirigidas a prevenir y controlar la contaminación en nuestro proceso de producción.


Cumplir con todos los requisitos impuestos por nuestros clientes así como todos aquellos de tipo legal y otros requisitos, tanto en el campo de fabricación de baldosas cerámicas como los realcionados con los aspectos ambientales de la organización.

En Realonda añadimos a nuestro trabajo el compromiso con el medioambiente y el entorno, promoviendo y fomentando las buenas prácticas medioambientales y optimizando los recursos.

Proporcionamos formación y medios a nuestros empleados para que colaboren activamente en esta causa.

En nuestra planta realizamos una importante segregación de los residuos que producimos. Con esto facilitamos su gestión y tratamiento.

En Realonda, reciclamos la totalidad de los lodos y suspensiones acuosas que se producen en la fase de esmaltado, con lo que todas las aguas residuales son recuperadas, logrando con esto un Vertido Cero, ya que se recicla el 100% de las aguas residuales.

Los residuos procedentes de bajas en el proceso de prensado y esmaltado de baldosas no cocidas se reintroducen en la fabricación de polvo cerámico atomizado.

Los residuos procedentes de las bajas después del proceso de cocción, son llevados a otras empresas que los introducen dentro de su ciclo productivo, como materias primas.

Con esto reducimos la producción de residuos tanto en cantidad como en peligrosidad.

Todos los residuos que se generan en la empresa son entregados a empresas gestoras autorizadas para que tengan un correcto tratamiento.

La eficiencia es un objetivo medioambiental clave en Realonda.

En los últimos años hemos realizado grandes inversiones para poder reducir el consumo eléctrico y de gas. Estas inversiones se han traducido en reducciones de emisiones de gases efecto invernadero y menor emisión de CO2.

Ejemplo de ello es el aprovechamiento del calor de las chimeneas de hornos, que es canalizado y utilizado en las cámaras de secado o la instalación de variadores en distintos procesos.

Realonda se encuentra dentro del comercio de derechos de emisión. Con esto se compromete a la reducción de los gases de efecto invernadero.

Ejemplo de ello es el aprovechamiento del calor de las chimeneas de hornos, que es canalizado y utilizado en las cámaras de secado o la instalación de variadores en distintos procesos.

En Realonda realizamos periódicamente los controles reglamentarios en todos nuestros focos de emisión, mediante organismos de control acreditados, que certifican que estos cumplen con los límites establecidos por la legislación ambiental.

Por otra parte, disponemos de sistemas de medición en continuo de presión diferencial, que permiten controlar el buen funcionamiento de los filtros.

Realonda tiene muy en cuenta las emisiones de polvo difusas, es por esto que no tenemos acopio de arcillas ni materiales polvorientos. Con esto evitamos casi en su totalidad la dispersión de polvo.

La dirección de la empresa en su compromiso por mantener una relación mutuamente beneficiosa con el medio que nos rodea ha puesto todos los recursos tanto económicos como humanos en la implantación de un Sistema de gestión integrado de Calidad y Medioambiente con lo que Realonda desde 2012 mantiene su “Certificado de Gestión Medioambiental” acorde con las especificaciones de la norma internacional UNE EN ISO 14001.